Este sitio web de YOBALIA España utiliza cookies propias y de terceros para permitir su navegación, personalizar los contenidos de nuestra web, proporcionar las funciones de las correspondientes redes sociales así como analizar el tráfico generado en la misma, asimismo, recogemos sus datos de identificadores de usuarios, ubicación y características del dispositivo para ofrecerles publicidad personalizada. Para obtener más información sobre las cookies consulte nuestra política de cookies del sitio web. Usted podrá aceptar el uso de todas las cookies haciendo clic en "Aceptar todas" y, en caso de desear rechazar todas, deberá hacer clic en "Rechazar todas". También podrá configurar cuáles desea permitir haciendo clic en "Configuración".

CONFIGURACIÓN
  • Estas cookies son necesarias para habilitar las funcionalidades básicas del sitio, como proporcionar un inicio de sesión seguro, y se habilitan automáticamente cuando utiliza este sitio.

Diferencias entre salario bruto y neto

Cuando en la entrevista de trabajo te hablan del sueldo que percibirás, normalmente se refieren al sueldo bruto. Es importante que sepas diferenciar entre sueldo bruto y neto ya que las cifras varían mucho.

El salario bruto es aquel que recibe el trabajador antes de descontar las retenciones y cotizaciones que se aplican por ley. Cuando consultes tu nómina verás que tu salario bruto es aquel que aparece en `Devengos´ y puede estar desglosado en varios conceptos. Por otro lado, las retenciones y cotizaciones aparecen en la parte llamada `Deducciones´ y hacen referencia a:

  • Aportaciones a la Seguridad Social: se sitúa en torno a un 6,35% - 6,40% dependiendo del tipo de contrato que tengas. Ese dinero va destinado a cubrir bajas por enfermedad, desempleo o Formación Profesional.
  • IRPF: es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Esa cantidad va a parar a las arcas del Estado y sirve para hacer frente al sostenimiento de los gastos públicos.

Es un impuesto progresivo, es decir, cuanto más ganas más pagas y suele oscilar entre un 2% y un 46% dependiendo de lo que cobres.

El salario neto es, por tanto, la cifra que queda después de restar las aportaciones a la Seguridad Social y el IRPF y es lo que recibirás en tu cuenta corriente.