5 TIPS PARA MANTERNER CONTENTOS A TUS CLIENTES

Los clientes son lo más importante de tu negocio. Hoy en día mantener su fidelidad es un factor clave para garantizar la viabilidad de tu negocio, ya que en la mayoría de las ocasiones, sale mucho más caro conseguir un nuevo cliente, que mantener satisfecho al que ya tenemos. ¿Y cómo podemos mantener satisfechos a nuestros clientes?

1 – Mantén un seguimiento periódico:

Para que nuestros clientes estén satisfechos, debemos estar pendientes de ellos. No todos los clientes son iguales. Debemos saber para qué usa nuestro producto, cuándo lo consume, en qué cantidad, con qué frecuencia… Hay que conocerle para saber asesorarle.

2 – No prometas cosas que no puedes cumplir:

Si desde un principio sabes que no podrás prestar un determinado servicio, no lo ofrezcas. Quedarás peor cuando tengas que rectificar y pedir disculpas por el error.

3 – Aporta valor:

Si no puedes bajar precios u ofrecer descuentos, entrégales algo más que les sea de utilidad. Reducir tiempos de espera, facilidades de pago, regálales servicios/productos que cubran alguna necesidad… Todo aquello que aporte valor, siempre será un punto a tu favor, sobre todo si se ha producido alguna incidencia.

4 – Soluciona los problemas:

En todo negocio siempre habrá alguna incidencia que resolver. Implícate totalmente en la resolución del problema, para que el cliente se sienta respaldado. Dale la razón si la tiene, y ofrécele una solución rápida. Si no la tiene, házselo saber de la mejor manera posible.

Según datos de la `American Management Association´: “un cliente satisfecho transmitirá su satisfacción a unas 5 personas, mientras que un cliente insatisfecho comunicará esa insatisfacción a unas 11 personas.”

 Pero si además tenemos en cuenta, que actualmente vivimos en la era digital y en la revolución de las Redes Sociales, las quejas de un cliente insatisfecho, no sólo llegarán a 11 personas, si no a miles y miles.

5 – Testea la satisfacción de tus clientes:

Tampoco penséis que todos vuestros clientes van a contactaros cada vez que tengan una queja. La gran mayoría no lo hacen, y a veces perdemos clientes sin saber por qué. Puede que por cada incidencia que recibimos de un cliente, tengamos otros muchos más a los que les está pasando lo mismo pero no nos lo han contado. DE ahí la importancia de llevar un seguimiento de nuestros clientes y abrir canales de comunicación accesibles para ellos: Redes Sociales, teléfono de Atención al Cliente…